• aqua@hannacolombia.com

Así está el futuro del río Magdalena

Por Equipo Hanna | Hace 7 meses 4 semanas en Noticias | Comentarios

Con un conversatorio se cerró la primera Ruta del Pescador que recorrió tres departamentos y cinco municipios ribereños del río grande de la Magdalena.

Con un conversatorio se cerró la primera Ruta del Pescador que recorrió tres departamentos y cinco municipios ribereños del río grande de la Magdalena.

La sede de la Corporación Autónoma Regional del Sur de Bolívar sirvió de escenario para que pescadores, ambientalistas, gestores sociales y dirigentes de la pesca del municipio de Magangué disertaron sobre el futuro del afluente más representativo del país, pues en sus 1.550 kilómetros de agrupan miles de familias campesinas y también varios actores que inciden en las políticas públicas que competen al río.

La pesca artesanal

Omar Guarin, presidente de la Confederación Nacional de Pesca Artesanal de Colombia, dijo que una de las buenas noticias que se han generado en torno al afluente es la declaratoria como sujeto de derechos decidida por un juez de Neiva, Huila, el pasado 25 de noviembre.

El dirigente pesquero artesanal precisó que se han presentado proyectos ante Cormagdalena y otras entidades que permitan la recuperación de la pesca artesanal. “Es importante que se vinculen todos los autores”, enfatizó.

Al destacar la conexión río y Ciénaga, Edward Hurtado, ingeniero ambiental, destacó que otro de los apoyos que se le están brindando al río Magdalena es el intercambio entre los cuerpos de agua que brindan una recuperación de los cuerpos cenagosos para proteger las especies que hacen parte del complejo cenagoso.

“Si la Ciénaga de Magangué se cerrara, comenzaría a disminuir la calidad ambiental del cuerpo de agua. Algunas especies tendrían problemas al momento de su reproducción”, señaló Hurtado.

A su turno Niltón Villazón, de la Federación Nacional de Pescadores Artesanales de Colombia, señaló que los humedales son los lugares en donde el río se descarga y se convierte en un apoyo ambiental al Magdalena.

Por su parte, la médica Mónica Puccini, quien adelantó un trabajo social en los alrededores de varias ciénagas del departamento de Bolívar, relató que ella ha tenido la experiencia de ver dos ciénagas secarse, lo que que trajo pobreza para los pescadores.

Uno de los oyentes y asistente al público, el señor Hower Tarriba, dijo que el río Magdalena es un total de 600 mil hectáreas que están conectadas para que haya oxigenación, y que las especies del afluente se mantengan en las ciénagas.

“Tampoco se puede permitir que se sigan abriendo ciénagas artificiales. Si en Colombia no miramos esta problemática, nuestras ciénagas se van a secar y esa es una función vital de todos los colombianos”, dijo en su participación.

La sedimentación

Este tema fue uno de los más álgidos que se analizaron en el conversatorio desarrollado por Radio Nacional de Colombia con el respaldo de la corporación autónoma regional del sur de Bolívar.

Omar Guarin precisó que este problema es algo que ha generado una destrucción del Magdalena por la falta de conciencia y la falta de políticas públicas de protección de los ríos del país y no afectar la producción pesquera. “Deben de existir controles en los territorios”, subrayó.

“Se llama la atención para hacer un llamado coherente y propositivo donde estén presentes todos los actores, como la armada, alcaldía, pescadores y ambientalistas, entre otros, y así proteger el Magdalena”, afirmó.

El trasmallo

Tras aclarar que el código nacional de pesca prohíbe el trasmallo, Niltón Hurtado dijo que el uso de dicho elemento no solo afecta la pesca, sino también genera preocupación por la falta de oportunidades para los pescadores, pues no hay alternativas.

En este punto del conversatorio, se hizo un análisis a las formas de pesca, entre ellas el carreteo.

Omar Guarín señaló que lo que se pretende con la postulación es reconocer esa sabiduría ancestral que se enmarca en las técnicas y saberes de la pesca en el país y en caso de ser aceptada se tendrá un reconocimiento y mejores políticas públicas en favor de la pesca.

También se va a aplicar el PES, Plan Especial de Salvaguarda, que cobija a 10 sectores del río Magdalena. Manuel García Arrieta, uno de los asistentes, recordó que ellos siempre han visto en el río Magdalena la vida y el amor por sus familias.

La médica social Mónica Puccini hizo énfasis sobre la riqueza cultural de la pesca, una de ellas denominada el perro. Ella desarrolló un trabajo en el cual destacó que los pescadores necesitan un mínimo de oportunidades. Y enseñó a los pescadores una forma de elaborar bolsas para que vuelvan a hábitos como las atarrayas.

Se tiene que hacer un estudio de capital intelectual para reflexionar sobre los problemas del río Magdalena. La médica también centró su trabajo en los niños y subrayó que el sabio de la sabiduría determinó que al no tener comparación con la naturaleza, los niños se van perreando.

“Los pescadores pueden tener atarrayas y así recuperar su memoria”, afirmó la médica.

Conclusiones

A manera de conclusión y ya en el cierre de la Ruta del Pescador, Omar Guarín, afirmó que el empoderamiento de los pescadores del río Magdalena, es vital para tener un cambio transformador para el país.

Edward Hurtado hizo un llamado a los pescadores y propuso unirse más en torno al río Magdalena y trabajar en pro del río y hacer grandes cosas, porque todos nos beneficiamos de esta fuente hídrica. Debemos tener sentido de pertenencia.

Niltón Villazón afirmó que con la Ruta del Pescador se están abriendo las puertas gracias a Radio Nacional, “porque nos está llegando el momento en que el Gobierno Nacional nos mire de otra manera”.

La Ruta del Pescador es la primera experiencia del programa El Campo en la Radio, que comenzó en Barrancabermeja, siguió a Cantagallo, Morales, El Banco y finalizó en Magangué, con la expectativa de que el río Magdalena mejore sus condiciones para que se aproveche su riqueza natural y también su riqueza cultural.

Fuente: Radio Nacional de Colombia

Comentarios