• aqua@hannacolombia.com

El efecto del Cloro en acuarios y acuicultura

Por Equipo Hanna | Hace 2 años 4 meses en Aplicaciones | Comentarios

El análisis de cloro es extremadamente importante en acuarios, acuicultura, estanques de peces ornamentales o cualquier instalación que mantenga vida marina.  El cloro, las cloroaminas y sus variantes son importantes para seguir la vida de los organismos acuáticos. A continuación encontrará más información de varias formas de cloro, como afectan la vida acuática y las formas de monitorear el cloro en agua.

El Cloro y sus formas

El cloro es un oxidante fuerte y puede ser extremadamente tóxico para los peces y otras especies marinas. Esta se expresa habitualmente como cloro libre, cloro combinado y cloro total.  El cloro libre generalmente consiste en ácido hipocloroso (HOCl) y los iones hipoclorito (OCl-), mientras que el cloro combinado representa la concentración que ha sido usada para desinfectar la fuente.  El cloro total se refiere a la suma de ambas cloro libre y combinado.

El cloro libre en agua también puede afectar las membranas de osmosis inversa, y necesita ser monitoreado para removerlo de la fuente antes de ser usada. El cloro se añade al agua potable como una fuente de control de crecimiento bacteriano y como desinfectante.  Algunos acueductos utilizan las cloroaminas para este mismo propósito.

Las cloroaminas son la combinación del cloro y el amonio. Las cloroaminas son generalmente más débiles como desinfectantes cuando se comparan con el cloro pero estas cuentan con un efecto residual. Además estas formas de cloro se usan para desinfectar microbios, bacterias y potenciales patógenos. Su presencia, aún en dosis minimas, puede ser fatal para peces e invertebrados.


Cloro en sistemas acuáticos

De manera general, el agua potable contiene entre 1.5 y 2.0 ppm al salir del grifo.  El cloro es un oxidante fuerte y puede ser letal para la mayoría de peces en niveles de 0.1 a 0.3 ppm. Aún así se recomienda mantener los niveles bajo 0.001 a 0.003 ppm pues pueden generar problemas de salud en los ecosistemas acuáticos. Debido a la capacidad desinfectante del cloro, muchas cepas benéficas presentes en el agua o sistemas de filtros biológicos pueden ser destruidas en su presencia.

Los peces pueden mostrar síntomas de sobreexposición al cloro como hiperactividad, movimientos espasmódicos de la cola, aletas o boca, saltar fuera del agua o al estar recostados. Sobrexposición a niveles de cloro por encima de 0.3 ppm puede causar dificultades respiratorias en los peces, sofocación y en algunos casos la muerte. En un rango de pH entre 6 y 7, el ácido hipocloroso (HOCl) predomina, y esta es su forma más tóxica.  A medida que el pH en las muestras de agua aumenta por encima de 7, más iones hipoclorito estarán presentes (OCl-), y estos son menos tóxicas en comparación al HOCl.

El cloro se puede remover del agua al usar una fuerte aireación o a través de carbón activado. Exponer el agua al ambiente también permite remover el cloro, pues la disipación natural ocurre después de las 24-48 horas. Otro método es usar el tiosulfato de sodio que neutraliza fácilmente el cloro; pero las cloroaminas son más difíciles de eliminar.

Las cloroaminas pueden ser más difíciles de remover comparadas con el cloro, pues son menos volátiles.  Estas son más tóxicas para los peces. Los acondicionadores de agua utilizan de manera habitual hidroximetano sulfonas para detoxificar las cloroaminas, pues estas rompen las cloroaminas y convierten el amoniaco en amonio, una forma iónica es menos tóxica.

Los acuaristas prestan mucha atención a detoxificar las varias formas de cloro con suplementos comerciales conocidos como acondicionadores de agua.  La osmosis inversa y el agua desionizada también se usa para entregar agua pura en los sistemas acuáticos. De igual manera estos métodos se usan con relativa efectividad, aun así medir este parámetro de manera continua sigue siendo importante para asegurar que no esta afectando a sus organismos.  Algunas membranas RODI serán menos efectivas y los acondicionadores de agua pueden expirar, resultando en un uso poco efectivo. De esta forma es una buena práctica para los sistemas monitorear el cloro tanto en ambientes acuáticos como en fuentes de agua.


Como monitorear el Cloro

Hanna ofrece varios productos para asegurar la salud de las especies marinas al medir de manera confiable el cloro en sus múltiples formas. El cloro se mide de manera habitual con tirillas o test kit químicos. Las tirillas no son ideales pues pueden ser imprecisas y propensas a la contaminación, mientras que los test kit químicos dependen en la capacidad del ojo humano para detectar un cambio de color, este cambio es subjetivo.

Nuestros Checkers HC son el puente entre los test kits químicos y la instrumentación profesional. El Checker de cloro total HI 711 es una manera efectiva de analizar el cloro total en un rango de 0,00 a 3.50 ppm, lo cual es ideal para su fuente de agua. Nuestro Checker de cloro libre HI 701 provee una manera simple y fácil de usar para medir los niveles de Cloro libre en fuentes de agua, ya que esta puede impactar de manera negativa en la salud del sistema o dañar las membranas de osmosis inversa.

El Checker de cloro total rango bajo HI 761 es una gran manera de analizar el cloro en los sistemas de vida acuática casera.  Al medir el cloro total en un rango de 0 a 500 partes por billón se puede asegurar que niveles minúsculos de cloro no están presentes en su agua, pues estas pueden impactar en la salud de vida marina o de agua dulce.  Usar una combinación de Checkers para monitorear varias formas de cloro en varios niveles que le da a los técnicos de acuicultura o acuaristas confianza respecto a los niveles cloro. Esto asegura que la salud de los sistemas no se ve impactada por los niveles de cloro o disminuir la efectividad de métodos de neutralización. Visite nuestra página web y mida el cloro con confianza.

Comentarios