• aqua@hannacolombia.com

Monitoreo Agua Residual domestica

Por Equipo Hanna | Hace 7 meses 3 semanas en Aplicaciones | Comentarios

La disponibilidad de agua potable es una gran preocupación para muchos países. Como resultado se están realizando grandes esfuerzos de preservación del agua alrededor del mundo. Uno de los métodos de conservación del agua es la reutilización de las aguas residuales domésticas.

Las aguas residuales domesticas pueden ser clasificadas como aguas negras o aguas grises: Las aguas negras se refieren a aquellas que contienen los residuos de los sanitarios, mientras las aguas grises son las que resultan del uso doméstico, como la cocina, duchas, lavaderos, etc.

Las aguas grises pueden generar entre el 50 y 80% del total de agua residual de una vivienda. 
En los países que con frecuencia experimentan largas sequías, se ha producido un aumento en la reutilización de aguas grises en áreas industriales y residenciales. Por ejemplo, cuando las ciudades sufren por racionamiento de agua, las aguas grises pueden ser empleadas para fines de riego y jardinería como un esfuerzo por conservar el agua potable.

Cuando los propietarios de viviendas utilizan las aguas grises para sus necesidades de jardín, puede reducir el consumo de agua potable hasta en un 50 %. Dependiendo de la fuente, las aguas grises pueden contener una variedad de diferentes productos químicos incluyendo tensoactivos, aceites y sales. 
Cuando se utiliza para aplicaciones de riego, los productos químicos presentes en las aguas grises tienen el potencial de alterar la calidad del suelo, por tal motivo las aguas grises debe ser analizadas para determinar si es necesario un tratamiento antes de su uso.

Investigaciones han demostrado que el pH y la conductividad eléctrica (CE), son buenos indicadores para determinar la calidad de las aguas grises. Monitorear el pH y la conductividad eléctrica periódicamente en aguas grises puede ayudar para determinar si el agua puede ser utilizada directamente para la irrigación o requiere un tratamiento previo. Valores elevados de pH y CE en las aguas grises pueden ser indicadores de grandes concentraciones de detergentes o sales. Una alta concentración de sales dará lugar a la acumulación de nutrientes en el suelo, degradando la calidad del suelo y eventualmente produciendo perdidas en los cultivos. La conductividad eléctrica recomendada de las aguas grises empleada para aplicaciones de agricultura debe ser inferior a 1000 µS/cm. El pH ideal para el agua de riego debe estar entre 6,5 y 8,4 pH.

Una empresa de jardinería contacto a Hanna Instruments para ser asesorados en un equipo portátil para medir el pH y CE en las aguas grises producidas por una cadena de hoteles para la cual ellos sirven.

El proceso de tratamiento que crearon para cada instalación incluía un sistema de filtración de arena para eliminar los sólidos, contaminantes, y sales, así como un método de desinfección antes de la utilización de las aguas grises para el riego y mantenimiento de jardines.

Además de análisis de laboratorio de rutina el cliente requería una opción portátil para monitorear in situ el pH y la conductividad eléctrica, para garantizar de este modo que las aguas grises estuvieran dentro de las especificaciones técnicas requeridas. El cliente había usado previamente testers tipo lapicero para llevar a cabo estos análisis, sin embargo estaba buscando un equipo más preciso y robusto. Hanna Instruments le recomendó el medidor multiparametros portátil HI 991300 pH/CE/TDS/Temperatura como una opción adecuada para realizar análisis en aguas grises.

El cliente aprecio la función de calibración a dos puntos en el parámetro de pH; con el fin de garantizar la precisión en las mediciones en el rango ideal en este parámetro, el cliente estaba calibrando a dos puntos empleando los buffer de pH 6.86 y 9.18. También aprecio que la calibración de CE era muy rápida y sencilla a un punto en el valor 1413 µS / cm, muy cerca de su rango ideal de CE de 0 a 1000 µS/cm.

Los mensajes de tutorial en pantalla para la calibración y configuración fueron útiles cuando se entrenaron a otros empleados para usar el medidor. Los sachets de calibración de usuario para los parámetro pH y EC garantizaban al cliente confianza en sus calibraciones, puesto siempre se usaban soluciones de calibración frescas y en buen estado. Ya que el cliente estaba realizando mediciones en diferentes lugares, el cuerpo compacto, resistente al agua, y de trabajo pesado del medidor era un gran valor para el cliente.

El cliente estaba satisfecho con la facilidad de uso, operación simple, y los resultados precisos que el medidor multiparámetros HI 991300 les proporciona.

Comentarios